Taller literario el baile de los niños.

Monday, December 04, 2006

Todos hemos sidos golpeados por el sol / Autor: Francisca

Todos hemos sidos golpeados por el sol
FRANCISCA**

Tanto tiempo he necesitado para darme cuenta de que estoy aquí, ahogándome en mi egoísmo. Le regalo humillada al chofer mi pobre y fracasado valor escolar, camino exhausta –sin boleto-, me siento y miro los gastados asientos llenos de frases que parecen pronombres. Mi orgullo me grita, me exige que deje de lado la fragilidad de mis letras, porque escribir es una tortura. Me grita y el sol atento golpea las frentes del lado izquierdo, yo cedo el asiento a quien lo quiera, a quien lo necesite.
Todos hemos sidos golpeados por el sol, en la calle, en el corazón, ¿por qué tenemos que estar tristes? Así descubro mi ingenua felicidad, mi falsa sonrisa de un cambio que no se siente. Descubro así a mi madre en cada uno de los rostros de estos pasajeros.
Cuando la gente me pregunta por ti
les digo que estás bien, estudiando y trabajando.
La gente me pregunta por nosotros
les digo que estás bien, estudiando y trabajando.
La gente me pregunta por mí
les digo que estás bien, estudiando y trabajando.
Y es que me estoy muriendo y tú ni siquiera vas a llamar.
Estoy llena de palabras tuyas, no voy a poder besar otra vez, sé que estoy en tus oídos, y tú no te sales de mi garganta, me he puesto a pensar en hacer dieta y ver mucha televisión.
Me voy a morir aún con las zapatillas Adidas, ¿Y quién me entiende a mí?, me estoy muriendo y es normal para el resto esta sensación frustrada que intenta decir algo. Hay cabezas afuera del Municipio, inmensas filas que combaten y anhelan un poco de sol para poner en las bocas de sus familias.
Estoy envenenada de sentimientos dudosos,
Voy a aprender a tocar piano otra vez,
Me voy a cortar el pelo, voy a tirar esta ropa,
Ojalá puedas verme llorar mientras marco mi diminuta importancia en algún mal presidente que ría mientras desaparecemos y es que hay tantas funerarias esperando que vayamos a enterrar este recuerdo que ya no me deja dormir. Nadie puede juntar estas cosas, tomaron otras micros, otras personas ya dieron su apoyo. Lo más probable ahora es que desaparezca en esta máquina de color gastado, con estas frases y un corazón igual al mío, apunto de estallar. Tú allá escondido entre el blanco, atravesado por una franja verde que resume el silencio del espacio en que viajas.
Todo va tan lento, voy saltando, voy mirando todo. Acá la gente no siente, no le molesta el olor a sudor, a trabajo, no les molesta de otros pero odian sentirse igual. Los escolares buscan la fiesta de mi alma, los ancianos juntos en el mismo lugar esperan piedad, una Señora mal teñida duerme al ritmo simple de todas estas básicas melodías. Suena el timbre, mi corazón se detiene y sigo muriendo y tú sigues sin llamar. No debí regalar mi celular, quiero que sepas mi nuevo número, la dirección de la casa nueva. Aún recuerdo la calle Elisa Correa •523, ahí habían 5 vasos para el doble de personas, los otros los rompí, me equivoqué muchas veces. Una vez le eché limón a los tomates,
Mi pez se fue por el desagüe,
Mi hámster murió de pena el último invierno,
Al gato lo atropelló un camión,
Mi perro me abandonó después de enloquecer y morder a una amiga de mi mamá.
Ahora tengo un Chow-Chow con depresión, un celular del que no sé el número, un nuevo lápiz, y las mismas letras salpicadas de recuerdos alegres jugando sin agua, riendo sin luz.
Parece ser que quiero volver y no puedo porque sólo estoy muriendo, me voy por el desagüe, mis lágrimas se juntas con agua y ya nada, nada importa porque tú no vas a llamar.



Léase escuchando Hoppipolla, Sigur Rós. Cd “Takk”, Track 02.

2 Comments:

Anonymous delfina said...

me encanta este texto de la pancha!

5:38 PM  
Blogger Niño_gato said...

yo tb he sido golpeado por el sol. es tan lindo este texto de la pancha, se escucha la musica de fondo.-

7:14 PM  

Post a Comment

<< Home