Taller literario el baile de los niños.

Thursday, December 07, 2006

Biografía de un pasar del ochenta y cinco / Por: Juan Alvarado



Biografía de un pasar del ochenta y cinco
por: Juan ALvarado

Las palomitas de maíz de aquella tarde nunca llegaron a ser saboreadas por el niño 1985.
Recuerdo que el zumbido ya había comenzado antes; al caminar por el Parque O’Higgins cuando papá exclamo:
¡Señor!, ¡Señor! Me vende cabritas.
Ya de vuelta del paseo dominical, la conversación de los grandes fluía entorno a la altísima temperatura que emborrachaba la vista y el normal desplazamiento de los seres metropolitanos.
Una vez en casa, sin previa advertencia; aquel vendaval rotundo de mis pesadillas rompió con el normal cause de las cosas. Un gran movimiento de las fauces del planeta hizo que mi santa madre me tomara en el aire y corriera hacia el patio por el angosto pasillo de la casa de Rondizoni.
Todo un viaje que no lograba descifrar. Aquel tenso desplazamiento sólo sugería el fin de todo, la oscuridad misma, el peor sueño en su máxima expresión.
Era un galope que efectuamos mamá y yo, hacia lo desconocido. Mientras en el largo camino a la vida, las palomitas de maíz que sostenía, se me escapaban una a una, como en una siembra de interrogantes y conformismos derrotados.
“En mi casa” el adobe se derretía como chocolate, al tiempo que un amago de incendio por el alcohol derramado, ponía la cuota de rojo al infierno terrestre.
En el patio ya todo daba tumbos: la ropa tendida, las plantas colgantes y los frutos de la higuera. Los pastelillos de barro hechos la noche anterior, ahora se desvanecían.
Luego de aquella interpretación tan magistral de la naturaleza, vinieron los bis; uno y otro más. La pesadilla se extendía más allá de una ensoñación mal sana.
“Mi papá me dice” que lo peor ha pasado, que hay que encender la radio a pilas y tranquilizarse. Sin embargo, el aullido de las sirenas de la noche a ciegas, insistían en que el demonio se había salido con la suya. Aplanando las cabritas y los cuerpos de algunos desaparecidos, que hasta hoy dan cuenta que algo malo había ocurrido en aquel soplo de inocencia.

9 Comments:

Anonymous estrella violeta said...

MEJOR NO HABLAR DE CIERTAS COSAS...

Ojala fueras como el chico de la foto... asi, las cosas hubiesen sido diferentes.... quizas ni siquiera me hubiera enamorado de ti... supongo que esto es un poco mas selectivo que un flog (por lo menos aqui no escribe cualquiera)

1:33 PM  
Anonymous Anonymous said...

PONGALE BUENO...
VA BIEN...
PERO PUEDE SER ALGO ASÍ COMO PARECIDO A...

...

1:57 PM  
Anonymous delfina said...

pues esta lindo! ^o^, yo de lo unico que me acuerdo es que alguien me me habia tomado en los brazos, y corria y yo veia los vasos de vidrio quebrarse en el suelo! ^o^, creo que uno de mis hermanos se llevo la peor parte, porque el movimiento lo agarro cuando habia logrado escalar el monte everest jaja y mi mama, casi se muere del susto de verlo por alla arriba, sin porder bajarlo ^o^...


Adieu!.

5:32 PM  
Anonymous estrella violeta said...

BELLISIMO...















































(El chico de la Foto)...

10:54 AM  
Blogger Naturali said...

CauCe se escribe con "C", mijo.

Ojo!

11:53 AM  
Blogger Niño_gato said...

el niño de 1985, lo vemos todo, es como que lo conociamos de antes, porque quizas todos de alguna manera somos esos niños 1985. es tan lindo poder leer un pedacito de biografia en un texto tan potente como este. el lenguaje suena tan musical .-

7:19 PM  
Blogger niña.muerta said...

yo lo encuentro super ese texto y se lo dije a juanito el dìa qe lo leyo, me gusta mucho ;B

7:37 AM  
Anonymous estrella violeta said...

Yo en realidad no se por que postean tanto... este tipo ni siquiera pertenece al taller.

Què son las faltas de ortografìa para un artixta acostumbrado a las bocas sifilicas y gonorreizadas?

9:56 AM  
Anonymous estrella violeta said...

HOCICOS; no bocas

10:00 AM  

Post a Comment

<< Home